El pibe que arruinaba las fotos

Portada

Edición Orsai

Título: El pibe que arruinaba las fotos

Autor: Hernan Casciari

Editorial: Orsai

Paginas: 256

ISBN: 9788415525059

 

 

Desde su más tierna y rolliza infancia, el gordito Casciari arruinaba las fotos. Todas las fotos. Nunca descubrió por qué hacía aquellas muecas espantosas, pero tampoco era capaz de evitarlas. Le pasó durante años y lo sufrió en silencio hasta hoy, que se atreve a contarlo en una novela.

Así comienza el resumen del libro “El pibe que arruinaba las fotos”. Un resumen que, a mi parecer, no le hace justicia. En este libro (el segundo de su autoría) Casciari nos lleva a hacer un viaje en el tiempo a través de su vida, pero también de la nuestra. Utilizándose a él mismo como narrador, nos relata hechos de su infancia que directa, o indirectamente lo llevaron a ser escritor y más aún, a ser la persona que es.

En cada cuento (si es que podemos dividir esta novela en cuentos) podemos encontrar palabras claves, conceptos, que protegidos por la sutileza nos van arrastrando de un párrafo al otro hasta la última página sin siquiera darnos cuenta. Sin importar cuál sea la temática del texto que estamos leyendo, siempre vamos a encontrar un link, un guiño al cuento anterior o al anterior del anterior, un hilo conductor que se esconde, se ensancha y cambia de color, pero que siempre está ahí.
Escrito de manera simple y eficaz, este libro tiene la particularidad de encontrar su función dependiendo de quién lo lea. Para los nuevos escritores, puede presentarse como una suerte de consejos, el relato de alguien que lo intentó y llegó a pesar de las dificultades que le puso la vida, y también aquellas que se impuso él mismo. En cambio, los lectores, encontraran pasajes divertidos, llenos de ironía y de cotidianidad como también podrán encontrar momentos claves en la vida del autor que sin duda los harán sentirse emocionados e identificados.
Haciendo uso del humor, del manejo de los tiempos, e incluso coqueteando con la fantasía, Casciari nos trae un libro completo que cualquier miembro de la familia podría leer, pero también ver y sentir. El auto chocando contra el árbol y su familia levantándose en cámara lenta, él y el Chiri en un teatro presentando su libro, el mensaje de texto viajando desde las manos de su sobrina hacia un satélite, son algunas de las imágenes que me quedaron grabadas en la mente y que me hacen sentirme parte, como espectador de la anécdota contada.
Mientras leemos este libro, o los cuentos de Hernan en general, podemos preguntarnos cuánto de verdad y cuánto de ficción hay en sus líneas. ¿Es posible, que a una persona que apenas pasa los cuarenta años, le hayan sucedido tantas historias dignas de ser contadas? ¿Es posible que alguien recuerde, con tanto lujo de detalles, acontecimientos de cuando tenía apenas algunos años? Estas preguntas son inevitables, pero, al final, cuando cerramos el libro, todos sus lectores hacemos un pacto, con él y entre nosotros. Decidimos creer. Porque si una palabra, un nombre, un golpe de chichita o un sentimiento no fuesen verdad, no nos importa. Si nosotros, como espectadores, como compañeros de ese narrador lo pudimos ver, lo pudimos sentir, entonces existió.

 

 

1 Comment

  1. Muy bueno!!!

Haga feliz a un escritor.

© 2017

Theme by Anders NorenUp ↑